Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Cuando tienes un bebé empiezas a recibir consejos por todos los lados, madre, suegra, amigas, compañeras de trabajo, vecinas,… cada una hablando desde su propia experiencia, o que le han dicho, o que han leído,… creo por supuesto, que cada una lo hace con su mejor intención, pero en definitiva nos invaden miles de comentarios que nos hacen tener ciertas inseguridades y nos impiden disfrutar plenamente de lo que significa ser MAMÁ.
Cuando yo tuve mi primera hija, pequé de hacer caso a prácticamente todo lo que me decían, con esto también incluyo a pediatras, que por desgracia hoy día hay mucho pediatra desactualizado, y bien, a los 4 meses comencé a introducirle papillas de cereales, frutas, etc. y a partir de ahí empecé a reducirle las tomas de pecho, fue a los 8 meses cuando terminé de darle el pecho por completo, pensando que ya tenía los suficientes nutrientes con todos los alimentos que ella tomaba.
Pues bien, 4 años después tuve a mi segundo hijo, y me lo tomé de una manera totalmente diferente, ya tenía más información acerca de la lactancia materna y de la alimentación complementaria gracias a una gran persona, amiga y profesional, Noemí Bañón. Y ahí empezó esa lucha constante contra los “consejos” con buena fe que te da todo el mundo, contra lo que dice el pediatra que crees que no tiene ni pies ni cabeza, pero al ser un profesional te deja con la duda, y empiezas a encontrarte sola, con tu instinto, con tus ideas bien claras, pero contra el resto de muchas personas.
Fue en la primera revisión del niño, cuando el pediatra me dijo que iba algo bajo de peso, y que si seguía así tendríamos que darle una “ayudita”, salí de esa revisión, para que mentir, muy descolocada, yo quería y sentía la necesidad de darle el pecho porque sabía que era lo mejor para él, y que el darle esa “ayudita” conllevaría a que cada vez iría reduciendo las tomas de
pecho y tomando más biberón. Desconcierto, rabia, frustración, lo que yo sentía. Mi marido al lado mirándome, y agradezco enormemente su apoyo en aquel momento. Pero necesitaba escuchar de algún profesional que me dijese que todo iba bien, que me diese ese apoyo para continuar con la lactancia, y así fue, me acompañó desde entonces en esta aventura Noemí Bañón.
Me dejé aconsejar por Noemí, ya que siempre la he considerado una gran profesional, y tengo plena confianza en ella. A raíz de ahí, a pesar de la inundación de consejos que llegaban a mí, y de las recomendaciones del pediatra en el tema de la alimentación, yo sólo dejaba que me influyera lo que ella me decía, que era lo que realmente me interesaba, y en quien puse toda mi confianza.
A día de hoy, con 24 meses recién cumplidos, seguimos con lactancia materna. Conseguimos lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses, a pesar de que el pediatra a los 4 meses ya quisiera introducirle los famosos cereales, que
por supuesto no le di. Decidí usar el método Babyled-weaning, que resultó ser muy eficaz, el niño no comió purés, lo dejé experimentar con las texturas, los sabores,… de frutas, verduras,… poco a poco le iba introduciendo alimentos nuevos, y comía lo que él quería.
Creo que la mayoría de las madres que optamos por la lactancia materna, atravesamos momentos difíciles en cada etapa, cuando es muy bebé por los típicos comentarios de que si llora le des biberón porque se queda con hambre, (yo lo que hacía era darle más tomas para que no tuviera hambre), si no duerme bien por la noche, biberón porque tiene hambre, y encima llénaselo de cereales para que se quede más hinchado y duerma mejor, (creo que la cena tiene que ser ligera en vez de alimentos pesados por el tema de la digestión, es como si cenásemos una fabada y nos fuésemos a la cama, seguramente
dormiríamos peor). Pero se atraviesa esa etapa que para todo lo que le pase escuchas la típica frase: ¿por qué no pruebas a darle un biberón?
Bueno pues etapa superada, pasamos a la siguiente etapa, ¿todavía le sigues dando el pecho?, ¿pero te saca algo?, ¿no crees que es muy mayor?, ¡eso tienes que quitárselo ya!, y un largo etc. que repito, no creo que la gente lo diga con maldad, pero el tema de la lactancia prolongada no está muy visto en nuestra sociedad, por eso a las mamás que optamos por ello a veces se nos hace tan difícil.
Nosotros superamos una última crisis, tras habernos separado 10 días, y tras esos diez días estar medio convencida de decir bueno… si se le ha olvidado pues ya está se acabó, si llego y no se acuerda no le ofrezco, y era la verdad, si no me hubiera pedido no le hubiera ofrecido, pero no me plantee el que pasaría si no se hubiera olvidado, que justo fue lo que pasó. Yo no sabía cómo actuar, además me sentí un poco condicionada, no sé por qué, a la vista de la gente no le quería dar el pecho, pero por dentro sentía mucha tristeza, mi interior me decía que no lo rechazara, que me dejase llevar, si él quería y yo
quería ¿por qué no?, pero volvía a necesitar ese pequeño empujón que me hacía falta para retomar la lactancia sin sentir que no era la decisión adecuada.
Y ahí estaba ella, Noemí, como bien he dicho antes, acompañándome en toda esta aventura. Me faltó escucharla para retomar la lactancia sin pensármelo dos veces, y le estoy realmente agradecida.
Con este post quiero animar a todas esas mamás a que se dejen llevar por su instinto, a que no hagan caso de los comentarios que le lleguen, aunque sean de su círculo de personas, es respetable la opinión de cada uno, pero cada una
de nosotras poseemos esa cualidad innata que nos lleva a saber qué es lo que realmente necesita nuestro bebé.
Lo más importante está en confiar en ti, he aprendido que si optas por dar el pecho y lo haces con naturalidad, tu alrededor acaba viéndolo como algo natural, no te juzgan, y respetan tu decisión y la del niño, incluso he llegado a tener la experiencia de estar con gente que lo criticaba y ahora lo apoya.
Gracias Noemí, por acompañarme aunque desde la distancia en todo este camino, por tu apoyo, tus consejos, toda la información que me has ofrecido para saber que la lactancia es algo beneficioso para mí y para mi hijo, y porque
siempre me has dado ese empujón para llegar hasta donde hemos llegado, y poder vivir con tranquilidad una de las experiencias más bonitas que se pueden vivir.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.